El aporte de las salas Ronald McDonald a 300.000 familias con niños tratados en hospitales públicos de Chile

La fundación lleva 20 años en el país construyendo, habilitando y administrando espacios para que los padres permanezcan y descansen, mientras sus hijos están bajo tratamiento médico.

 

  • Seis son los hospitales nacionales que cuentan con esta infraestructura.

 

La familia, cuyo día internacional se celebra el 15 de mayo, es el núcleo fundamental de la sociedad. En ella las personas se apoyan para compartir sueños, frustraciones, crecer y desarrollarse con seguridad. Contar con ellos es fundamental, aún más cuando aparecen situaciones complejas como la enfermedad de un hijo.

 

Cuando un niño o niña está hospitalizado o bajo tratamiento médico, la presencia permanente de la familia ayuda a que los procedimientos sean más eficientes y que la recuperación física y emocional de los pequeños, más rápida e indolora. Sin embargo, este acompañamiento no es siempre una tarea fácil para los familiares, pues la falta de espacios para descansar o reponer fuerzas, afecta el día a día de madres y padres que pasan jornadas enteras en los pasillos del hospital.

 

Para suplir esa necesidad, la Fundación Ronald McDonald trabaja hace 20 años en Chile construyendo, habilitando y administrando Salas Familiares al interior de los hospitales, para acoger a padres que requieren descansar y permanecer, mientras sus hijos son tratados. En todo este tiempo, los espacios han acogido a un total de 300.000 niños y sus familias.

“La Fundación para la Infancia Ronald McDonald ha trabajado todo este tiempo por mantener a las familias unidas en situaciones críticas como la enfermedad de los niños. Nuestra aspiración es que, al disponer un espacio que permite mayor estabilidad a los papás, ellos puedan transmitir más tranquilidad a sus hijos y con eso, lograr que se recuperen más rápidamente”, comenta Rosario Lavandero, directora ejecutiva de la organización.

 

Esta mirada se basa en los positivos efectos que genera el acompañamiento hospitalario familiar en el tratamiento de los niños. Según datos del Centro Nacional de Información Biotecnológica de Estados Unidos (NCBI), se acorta el periodo de hospitalización cuando uno o ambos padres acompaña y duerme junto al hijo o hija en tratamiento. Además, con presencia permanente, disminuye el estrés emocional, el tratamiento recibido se vuelve más eficiente y los niños se tranquilizan frente a procedimientos dolorosos.

La experiencia nacional

 

En Chile, Fundación Ronald McDonald tiene 6 Salas Familiares, distribuidas en los hospitales Exequiel González Cortés, Sótero del Río, Roberto del Río, Centro TROI del Luis Calvo Mackenna y San Borja Arriarán (en Santiago) y Carlos Van Büren (en Valparaíso).

 

Carla Pinto, madre de dos niños con extensos tratamientos ambulatorios y varias hospitalizaciones en el Roberto del Río, señala que su primera impresión al conocer la Sala fue “wow, llevo 14 años en el hospital y durante mucho tiempo no tuvimos un lugar apropiado para poder mantenernos. Teníamos que comer en los pasillos, no era agradable, era bastante desalentador para nosotros como papás estar en la lucha diaria con nuestros hijos y más encima encontrarnos en una forma denigrante para sostenernos acá”.

 

Pero el beneficio no es solo contar con un lugar para que las familias, descansen, coman o incluso puedan bañarse. También se trata de un espacio de contención. “En un momento determinado cuando perdí toda fe y esperanza, una de las tías de la sala me levantó y salí de aquí firme y fuerte decidida a que mi hijo iba a volver”, remata Carla.

 

Más sobre Fundación Ronald McDonald: La Fundación para la Infancia Ronald McDonald, miembro de Ronald McDonald House Charities, es una organización sin fines de lucro, cuya misión es “crear, encontrar y apoyar programas que mejoren la salud de los niños chilenos”.

A nivel mundial, cuenta con 365 casas en 43 países del mundo, que operan como residencias temporales para familias que viajan por tratamiento médico a otras localidades; también con 236 salas familiares en 25 países, que son espacios para que los padres puedan permanecer y mantenerse durante el día; y 50 clínicas móviles que ofrecen tratamientos de salud itinerante.

Actualmente en Chile tiene 6 salas familiares funcionando en hospitales públicos del país y una Unidad Pediátrica Móvil que recorre zonas rurales proporcionando atención médica y dental.

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *