Category Archives: Novedades

6 consejos para hacer más tolerable el ejercicio en el calor y la humedad del verano

Con un verano que nos está dando temperaturas extremas muy altas, es necesario tomar algunas precauciones al momento de hacer ejercicio, para así evitar deshidratarnos y perder la motivación debido al cansancio extremo. Fitbit y Jen Gottlieb, entrenadora personal de Nueva York, entregan útiles consejos que te ayudarán a entrenar de manera más inteligente y fácil, en el calor:

  1. Sé madrugadora

Programa tu sesión de sudor durante la mañana temprano cuando la temperatura sea más fría, dice Gottlieb. Los rayos del sol son más brillantes de 10:00 am a 16:00 pm, por lo que si te levantas después, espera al menos hasta la mitad de la tarde para hacer ejercicio al aire libre. Sólo ten en cuenta que, aunque los rayos ya no sean brillantes, las sesiones de sudor al final de la tarde en áreas urbanas aún podrían ser calientes, porque el asfalto y el concreto retienen el calor. Si es una opción, dirígete a un área verde.

  1. Usa ropa ligera, de colores claros y SPF

“La ropa más oscura atrae más luz solar, lo que te hará sentir mucho más calor”, explica Jen. Y no olvides el protector solar: una quemadura de sol no sólo puede aumentar el riesgo de cáncer de piel, sino que también puede causar deshidratación y obstaculizar la capacidad de tu cuerpo para enfriarse.

  1. Ejercicio en la sombra

El hecho de que estés afuera no significa que tengas que correr en una calle expuesta. Escóndete de los rayos del sol trotando en un sendero con sombra o haciendo un entrenamiento de peso corporal debajo de un árbol. Y recuerda mantener el ritmo, especialmente si no estás acostumbrada a hacer ejercicio en el calor.

  1. Beber estratégicamente

Para mantenerte hidratada, tendrás que hacer más que tomar un vaso de agua 15 minutos antes de tu entrenamiento. En cambio, comienza a aumentar tu ingesta de líquidos el día antes de hacer ejercicio, comenta la experta. Al día siguiente, bebe durante tu entrenamiento. Luego, aliméntate con un shake de proteínas o incluso algunas piezas de fruta jugosa como melones o duraznos. “Puede ser agotador hacer ejercicio en el calor y si vas a sudar, debes reponer tus reservas de glucógeno justo después de que hayas terminado”, finaliza Gottlieb.

 

 

 

  1. ¡Dale Duro!

En lugar de medir tu entrenamiento en minutos, da cada minuto al máximo. Cambia los entrenamientos lentos y constantes por un entrenamiento de intervalos de alta intensidad. Verás tu corazón latiendo en 30 minutos o menos alternando 20 a 30 segundos de trabajo total con intervalos de descanso. Intenta abordar un entrenamiento HIIT de Fitbit Coach. O crea un juego de brincos con movimientos como saltos, burpees, alpinistas y sprints. Y no te preocupes por acortar tu entrenamiento, todos estos segmentos cortos ayudan a desarrollar la resistencia general. “Cuanto más te ejercitas, más fuerte te haces y más tiempo puedes hacer ejercicio”, dice Jen.

  1. No te esfuerces demasiado

“A algunas personas se les ocurre que sólo tienen que seguir adelante”, comenta la entrenadora personal. Y aunque el ejercicio debe consistir en esforzarse, también es importante conocer sus límites y respetar a la Madre Naturaleza. “Si comienzas a sentirte mareada o con náuseas, detente”, dice Gottlieb. “Ese no es el tipo de molestia habitual que quieres sentir cuando haces ejercicio”. Si sientes un dolor de cabeza o experimentas náuseas o confusión, podrías estar en riesgo de sufrir un golpe de calor.

Entonces, ¿cuánto tiempo es seguro permanecer fuera? No hay una respuesta fácil. “La tolerancia de todos al calor es diferente. Escucha a tu cuerpo y si sientes que algo anda mal, deja de hacer lo que estás haciendo, ve a la sombra o en una habitación con aire acondicionado, y cuando te sientas mejor, sal nuevamente y vuelve a intentarlo”, explica Jen Gottlieb.

 

Comunicación con los hijos adolescentes: ¿por qué se hace tan difícil?

Durante los años de la adolescencia, la comunicación entre padres e hijos se hace más difícil, incluso en aquellas familias en que existía una buena relación durante la infancia. Por esta razón, son frecuentes en las terapias las quejas de los adultos por la dificultad que tienen para dialogar con ellos.

 

“Las resistencias del adolescente para hablar con sus padres se genera a raíz de la necesidad de mantener la privacidad sobre sus asuntos personales, mientras que los padres quieren seguir manteniendo con sus hijos el mismo tipo de relación que tuvieron durante su infancia”, explica Valentina Bravo, psicóloga de Clínica INDISA.

 

En la adolescencia, los jóvenes empiezan a ganar independencia y a tomar decisiones, lo cual muchas veces genera temor en los padres. Estos tienen miedo de que sus hijos no puedan defenderse solos, de que se equivoquen, se lastimen o los dañen y, en esto, entran temas como la noche, el sexo, la violencia, las drogas y el alcohol, produciendo una dificultad de los adultos de vincularse con los jóvenes y dialogar sobre ello, lo que se traduce en un aumento de las consultas a psiquiatría y psicología de adolescentes.

 

“Es una etapa de muchos cambios corporales, emocionales y sexuales, y los hijos, para poder sentirse independientes, comienzan a cuestionar a los padres, a buscar respuesta ‘afuera’, con los amigos, la calle, las fiestas, los grupos. Las nuevas amistades responden a la necesidad de la etapa adolescente, es un proceso indispensable para separarse de los padres. Se comienza a dar la separación del mundo familiar, la separación de la infancia”, agrega Valentina Bravo.

 

Por esto, es fundamental la reacción de los padres. Aceptar lo desconocido y ajeno de un(a) hijo(a) no es fácil, significa asumir que su destino está en sus manos, y este es un proceso que a partir de la adolescencia se irá acentuando cada vez más. Por todos estos cambios, esta etapa de los jóvenes representa un período de dificultad para establecer un diálogo entre padres e hijos.

 

“Hay que diferenciar el ‘hablar’ del ‘diálogo’. Hablar es preguntar por la tarea del colegio, controlar las obligaciones; en cambio, el diálogo tiene en cuenta los afectos, el sentimiento de cada uno. Hay que poder consensuar con el adolescente, implementar el arte de la negociación en el vínculo familiar. Para conversar, primero hay que aprender a ‘escuchar’; es lo más difícil, ya que la gente escucha desde la idea que tiene en la mente y está esperando que el otro termine de hablar para explicarle que está equivocado: eso no es escuchar”, precisa la especialista de Clínica INDISA.

 

Entonces, ¿cómo podemos facilitar la comunicación? Valentina Bravo, psicóloga de Clínica INDISA, entrega 7 consejos claves:

 

  • Escucha lo que dice tu hijo(a), déjale terminar. Dejar que tu hijo(a) hable, que diga lo que piensa o siente, es muy beneficioso para el buen funcionamiento de la familia y para su bienestar. Si no dejas que termine lo que quiere decirte y lo(a) interrumpes porque piensas “ya sé lo que me va a decir”, nunca sabrás qué ideas tiene ni cómo se siente.

 

  • No critiques, no juzgues, no culpabilices. No eres un juez. Si te dedicas a sancionar su conducta en forma constante, estás poniendo una barrera entre tu hijo(a) y tú. Si está enojado(a) y te grita, puedes corregir su comportamiento con algo como: “Ya veo que estás enojado(a) y me parece normal, pero si no me gritas comprenderé mejor. Cuando te calmes podremos seguir hablando”.

 

  • No des lecciones. Tendemos a decir a nuestros hijos lo que deben hacer. Es mucho más útil y beneficioso que les enseñes a buscar soluciones, que razones con tus hijos acerca de las ventajas e inconvenientes de cada posibilidad: ¡esto les da confianza en sí mismos! Ayúdalos a pensar.

 

  • Dale importancia a lo que te dice. A veces lo(a) vemos preocupado(a) por un asunto que para nosotros no tiene la menor importancia y podemos pensar: “No son más que tonterías, cuando sea grande se dará cuenta…”. Si cuenta contigo para hablar de sus cosas, valóralo(a). Si no le das importancia a lo que quiere contarte, puede que en el futuro deje de hablarte de ello.

 

  • Enséñale a comunicar sus sentimientos. No es suficiente preguntarle qué ha hecho, sino también cómo se ha sentido. Puedes ayudarle a que entienda qué siente preguntándole “¿estás enojado o triste?” o diciéndole “yo estoy orgulloso de ti, ¿y tú?”. Todos tenemos que aprender a expresar nuestros sentimientos y tú puedes ayudar a tu hijo(a) a ello.

 

  • Controla tus impulsos. Puede ocurrir que te cuente que ha hecho cosas que no te gustan (por ejemplo, que ha faltado a una hora de clase porque no tenía ganas de ir). En esos casos, no te dejes llevar por los nervios; si reaccionas en forma impulsiva y no razonas con él(ella), puede que la próxima vez no confíe en ti y no te lo cuente. Evita los gritos y las amenazas, y ordenarle lo que tiene que hacer. Cuando estés más sereno, habla con él(ella) y explícale qué es lo que no te gusta y dale tus motivos.

 

• Ya no es un(a) niño(a). No lo olvides, se está convirtiendo en un(a) adulto(a). Si le tratas como un niño(a) pequeño(a) se sentirá avergonzado(a), más aún delante de sus amigos y amigas. Evita criticarlo(a), darle lecciones, invadir su espacio personal en todo momento, especialmente cuando esté con su grupo de pares.

POR QUÉ RESPIRAR PROFUNDO NOS PUEDE AYUDAR A MANEJAR MEJOR EL ESTRÉS

Si al estrés normal que conlleva el fin de año le añadimos alguna situación de crisis, el efecto que puede tener en el cuerpo se potencia. Insomnio, dolor de cabeza, ansiedad, apretar los dientes son algunos de los síntomas que se vuelven frecuentes en la medida que llegan estas fechas. Con las tendencias del mindfulness y la meditación, los ejercicios de respiración se han vuelto cada vez más populares, ayudando a sobrellevar estados de angustia y períodos de preocupación.

Es probable que más de alguna vez alguien llegue a fin de año y solo se de cuenta que diciembre está a la vuelta de la esquina porque ve alguna decoración navideña. El ritmo de vida es cada vez más acelerado y esto tiene un efecto en el cuerpo, muchas veces silencioso, pero que con algún efecto gatillante, se puede manifestar incluso con una cuadro depresivo.

A modo preventivo, tratar de conectar con las emociones, llevar un estilo de vida saludable y hablar con alguien cercano acerca de lo que nos pasa es la mejor forma de canalizar estos estados. En periodos de estrés, la respiración consciente (respiración de Yoga) permite al individuo liberar la energía negativa, en lugar de almacenarla en el cuerpo, que en cuyo caso podría luego manifestarse por medio de alguna tensión muscular o dolencia física.

Así también, cuando el dolor aparece por ejemplo en una jaqueca, la administración de paracetamol como Kitadol Forte puede ayudar con el malestar, y su adición de cafeína, levanta el ánimo para poder desarrollar las actividades y quehaceres diarios.

Para evitar llegar a ese punto, existen distintos ejercicios de respiración que aumentan el estado de alerta y el flujo de oxígeno, además de ayudar al cuerpo a liberar toxinas[2]. Son dos los tipos de respiración que hay que tener en cuenta para poder identificar sus efectos en el organismo:

  • Respiración por el pecho: utiliza músculos secundarios de la parte superior del pecho, como cuando se está en una situación de gran esfuerzo, como carreras de distancias cortas y largas. Durante situaciones estresantes, inconscientemente se puede recurrir a esta respiración y sin darnos cuenta puede provocar rigidez de los músculos del hombro y del cuello.
  • Respiración diafragmática: proviene del músculo del diafragma y es más eficaz y eficiente. Tiene un efecto relajante y es una potente herramienta para sobrellevar la ansiedad más allá del alivio momentáneo de respirar profundo en una situación tensa. Diversos estudios han descubierto que este ejercicio de inhalar y exhalar profundo ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo.

Un ejercicio básico para poner en práctica consta de los siguientes pasos:

  1. Ponerse en una posición cómoda. Cerrar los ojos y concentrar la atención en el cuerpo y en la respiración.
  2. Inhalar profundamente por la nariz y dejar que el abdomen se llene de aire y se expanda ligeramente. Exhala a la vez que el cuerpo se relaja y vacía todo el aire de los pulmones por la nariz.
  3. Llevar una mano al abdomen, justo debajo del ombligo, y la otra mano a la parte superior del pecho. Inhalar profundamente por la nariz y exhalar por la nariz.
  4. A medida de que se inhala y exhala todo el rato por la nariz, enfocarse en que la mano que está en el abdomen se mueva más que la mano que está sobre el pecho. Permite que el abdomen se desinfle lentamente a medida que se exhala el aire.
  5. Respirar 10 veces profundo y confiar en que el cuerpo está soltando la tensión, dando paso a la calma.

Kitadol Forte®, comprimido de paracetamol con cafeína, es un analgésico efectivo para aliviar el dolor de cabeza y levantar el ánimo, efectos asociados al estrés.

Encuentra Kitadol Forte® en farmacias Independientes, Salcobrand y Ahumada. Para más información visitar kitadol.cl/KitadolForte y las redes sociales en Facebook e Instagram @KitadolChile.

RESFRÍOS DE VERANO: POR QUÉ NOS CONTAGIAMOS Y CÓMO EVITARLO

El verano está a la vuelta de la esquina y las altas temperaturas ya están oficialmente instaladas. Pareciera que la temporada de tos, dolores de cabeza y estornudos quedó atrás, sin embargo a veces sin darnos cuenta nos exponemos a una serie de factores que nos provocan un incómodo cuadro infeccioso en los meses más cálidos del año.

Es fin de año, hay eventos de cierre en las oficinas, reuniones familiares, quizás nos espera un día de piscina y calor, pero nos despertamos con ese picor de garganta, estornudamos con frecuencia y no nos sentimos con energía ¿Qué pasó? ¿Es posible que nos esté afectando un resfrío de verano?

Las enfermedades infecciosas que afectan a las vías respiratorias suelen ser frecuentes en los meses de invierno, producto del contagio de rinovirus. Esto no quita que podamos padecer en verano molestias similares, que en el caso de esta época es efecto de los enterovirus. Las formas de contagio son similares: una persona enferma tose o estornuda y se respira en las gotas microscópicas que se liberan en el aire o tenemos contacto con alguna superficie infectada[1].

Si bien los síntomas suelen ser más molestos debido al calor y a la incomodidad que estos normalmente generan, los resfríos hay que dejar que cumplan su ciclo, descansar y alimentarse en forma saludable, poniendo especial atención en el consumo de líquido, dado el calor y el peligro de deshidratación. Los analgésicos, como los de la familia Kitadol para toda la familia, pueden ayudar a combatir la fiebre y el malestar asociado.

Ahora, ¿Por qué si ya no tenemos el frío invierno acechando, nos resfriamos de todas formas? Sabemos que los cambios bruscos de temperatura incrementan las posibilidades de contagio y debilitan nuestro sistema inmune, es por eso que el aire acondicionado puede jugarnos en contra en términos de salud. Para evitar que esto pase, se sugiere mantener su funcionamiento entre 20 y 22 grados celsius y apagarlo de vez en cuando, dejando que entre en lo posible aire fresco, dado a que estos secan el aire[2], irritando las vías respiratorias y dando paso al escenario ideal para que el virus nos afecte.

Para prevenir, se sugiere además lavarse frecuentemente las manos, taparse nariz y boca al estornudar usando el antebrazo, usar pañuelitos desechables y descansar en caso de recrudecer alguno de los síntomas.

Los productos Kitadol para combatir los síntomas molestos del resfrío están disponible en todas las farmacias del país, la información y recomendaciones se pueden encontrar en http://kitadol.cl/ y en las redes sociales en facebook e instagram @kitadolchile.

CON INCREÍBLES TEXTURAS Y UNA GAMA DE ATRACTIVOS COLORES PLAY DOH PRESENTA SU NUEVA COLECCIÓN

La marca se expande más allá de las masitas para crear nuevas experiencias sensoriales con una colección inigualable que permite girar, doblar y estirar la imaginación.

Con más de 60 años en el mercado del arte y la creatividad y siendo una de las marcas favoritas, Play-Doh estrena nuevos productos que tienen increíbles texturas con las cuales niñas y niños podrán descubrir nuevas experiencias sensoriales.

Dentro de los productos estrella de esta nueva colección está Play-Doh Slime, una masa apretable, de muchos colores y con una fantástica textura. Otro slime que llega para sorprender a todos es el Play-Doh Slime Super Cloud, que con una textura suave y ligera permite estirar la imaginación de los más pequeños de la casa.

Play-Doh Slime Krackle, en tanto, es un pack de dos latitas de slime con pequeñas cuentas que otorgan una increíble y divertida textura.  Play-Doh Putty, por su lado, es una masita que asombrará con sus brillantes y metálicos colores junto a una textura flexible que se puede doblar, retorcer y estirar de todas las maneras posibles.

Se suma a esta nueva propuesta Play-Doh Foam, que cuenta con una entretenida y colorida composición que podrán apretujar para moldear y que luego mantiene su forma. Asimismo, Play-Doh Color Burst es una nueva versión del clásico formato que en esta oportunidad trae pequeños trozos de otros colores de masita que, al amasar y mezclar, forman nuevos y sorprendentes colores.

Estas nuevas masas son el ingrediente perfecto para pasar divertidos momentos en familia y con amigos, explorando con texturas y colores que expanden el creativo mundo de Play-Doh.

 

1 2 3 4 11