Ayuno para bajar de peso ¿Es recomendable?

  • El ayuno es una práctica muy antigua y si bien no genera grandes consecuencias para la salud si se hace de manera vigilada, puede provocar pérdida de masa muscular, cefaleas e incluso irritabilidad.

Recientemente la conocida modelo Roxana Muñoz contó en sus redes sociales que está realizando una desintoxicación consistente en hacer un ayuno de agua por 11 días y tres días de realimentación, lo que ha generado preocupación entre sus seguidores, pero también ha suscitado gran interés por quienes quieren seguir esta práctica.

Para conocer más sobre los pros y contras del ayuno conversamos con la doctora Paula Klein, nutrióloga de la Clínica Klein, quien sostuvo que el ayuno no es la mejor manera para bajar de peso, prácticamente porque al ayunar uno no cambia los hábitos y en el corto plazo es fácil subir todos los kilos perdidos.

Respecto al tiempo que una persona puede hacer ayuno es variable porque depende de muchos factores, tales como la masa grasa, la masa magra (muscular) y el estado de salud que tenga la persona antes de comenzar el ayuno. Según explica la doctora, “hemos visto que las personas que hacen huelgas de hambre pueden mantenerse varios meses ingiriendo líquido, pero en general los estudios realizados a mediados del siglo XX, hablan de 40 días sin mayores riesgos. Lo importante es mantener un monitoreo permanente para manejar los electrolitos (sodio, potasio, etc.), cuyo mal manejo son los que conllevan riesgos cardíacos y otros efectos adversos más importantes”.

Ayuno y baja de peso

El ayuno no se recomienda para bajar de peso, básicamente porque el objetivo final de bajar de peso no es solo eso, sino que mantener los kilos perdidos. Si uno realiza un ayuno por varios días, finalmente va a quemar grasa, que es la primera fuente de energía cuando no le estamos dando el suficiente alimento. Pero al mismo tiempo se pueden utilizar proteínas y si se extiende por demasiado tiempo vamos a empezar a comernos nuestros propios músculos.

El problema más importante, si uno lo ve como un método para bajar de peso, es que no se cambiaron los hábitos, por lo tanto, lo mismo que me hizo subir de peso antes, me va a hacer subir de peso después, porque al ayunar uno no cambia los hábitos.

Otros efectos adversos molestos, pero no graves, tienen que ver con problemas de electrolitos como cefaleas (dolores de cabeza), dolores musculares o irritabilidad (mal humor). Lo otro es que al principio se pierde agua, proteínas, y grasa (más menos la mitad del peso perdido es grasa, y hasta un 10% es de proteína).

 

Por lo demás, agrega la doctora Klein, “uno está sano hasta que ya no lo está y muchas veces uno tiene problemas de salud que desconoce y si es que no hay suficientes electrolitos en los líquidos que uno toma en estos días de ayuno, puede haber problemas de conducción cardiaca (arritmias), se puede tender al desmayo, tampoco se puede hacer actividad física intensa, porque se produce pérdida de musculatura y finalmente eso es muy difícil de volver a formar”.

Según la doctora Klein, no hay ayunos ni dietas milagrosos, que garanticen una baja de peso que perdure en el tiempo. Todo parte por cambiar los hábitos y llevar una vida sana, equilibrada con alimentación y deporte. www.clinicaklein.cl

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *