Hit enter after type your search item

Columna Plenitud: Un té calentito con risas explosivas

¡Habíamos planeado esta junta hace meses! Desde que mi mejor amiga había tenido a su hija Camila -que ya tenía 6 meses- no habíamos tenido tiempo para poder hablar y tomarnos un té tranquilas.

Con Paulina somos amigas desde 1º básico y es nuestra tradición juntarnos una vez al mes. Ya la extrañaba demasiado. Llegué a su departamento con una caja de pasteles y unas flores. Mientras ella acostaba a Cami, yo serví los pasteles, preparé té y acomodé el sillón para tener nuestra ¡conversación de horas!

Conversamos de cómo se sentía; me contaba que las cosas no eran fáciles, dormía poco y mal, “típico de mamá primeriza”. Le pregunté cómo estaban las cosas con Jose, su pareja “¡Ay! no lo molestes porfa, pero está tan perdido el pobre, le cuesta lidiar con la llegada de Cami, pero es estudioso, tú lo conoces. Pone todo de sí, se hace lo que se puede”. Nos reímos, en eso llegó Jose y yo, tratando de disimular mi risa, lo saludé me miró muy extrañado y me dijo “Regi, ¿Todo bien?” y la verdad, no sé muy bien por qué, pero me dio un ataque de risa de esos que hacen que tus abdominales exploten. Todos estábamos riéndonos muy fuerte sin razón aparente, fue un momento de total estupidez. Pauli, entre risas, nos hacía callar para que no despertáramos a Cami.

Yo había tomado tanto té que tuve un #pipimoment por primera vez. Me puse roja de vergüenza y le dije a mi amiga “Pauli, amiga… me meé”. Hubo un silencio que duró unos segundos y risas nuevamente. “No te preocupes, yo te presto ropa” me dijo.

Bueno, sé que más de alguna tiene una historia similar a la mía, ¿o no?

Los #pipimoment son muy comunes. Lo importante, es saber que hay productos adecuados -y muy discretos- para protegerte de estos “momentos sorpresa”.

@regina.educa Educadora sexual de pares.

 

 

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :